Últimamente las cosas están cambiando sin grandes aspavientos; será la edad. Tanto, que mientras pasan no me doy cuenta y una vez que han pasado, también ha pasado demasiado tiempo como para considerarlas novedades y ya no apetece contarlas, pero están ahí, bien presentes, como elefantes haciendo ganchillo con gafas de media luna en la mecedora de tu abuela, y si ya tiene mérito el ganchillo, imagina con esas pezuñas.

Total, que los hitos hay que marcarlos para recordarlos, y aunque sea a toro pasado, voy a contaros mi vida:

20/06/2018
3 Facebook Twitter Google + Pinterest

Este 15 de Mayo, ha sido el tercer año que vamos a la pradera de San Isidro vestidos de chulapos. El primer año lo hicimos porque nos hacía gracia; el segundo, porque había que repetir; y este, porque ya es tradición.

Me hace pensar en cómo el tiempo legitimiza los actos repetitivos solo por el mero hecho de acontecer, y cómo la diferencia entre voluntad y dejadez marca la distinción entre vivir una vida que has elegido o dejarte arrastrar en la de otros. Cada momento podemos elegir entre hacernos responsables de lo que queremos, ponernos incómodos y mover el culo en esa dirección, o seguir negándolo y quedarnos quietos esperando a que alguien nos dé las cosas hechas.

17/05/2018
5 Facebook Twitter Google + Pinterest

Llevo desde octubre enganchando unas lesiones con otras, y entre pitos y flautas ya es más de medio año sin estar a gusto entrenando. Es un poco coñazo, pero la vida es más que levantar hierro y hacer el mono, así que todo bien.

Hoy me he encontrado este relato de la vida del lesionado en el Instagram de mi exentrenador (se llama Mark Novak, es un señor canadiense muy majo y también hace vídeos). Me he sentido tan identificado que he tenido que traducirlo.

07/05/2018
4 Facebook Twitter Google + Pinterest