4 remedios infalibles para malas rachas 4'

por Bor Cobritas 16/12/2014

De esto que te encuentras de pena y no sabes lo que te pasa. Todo sale mal, no descansas, te fallan las ganas y las ideas, y encima llevas ya días así y estás empezando a hartarte de estar estresado, cansado, irritable, lento, aburrido y soso.

Malas rachas

Y con este careto.

«Prohibido divertirse» es tu apodo nuevo y «Meh» tu onomatopeya de cabecera; ya no te brillan los ojos, ni las ocurrencias, ni la sonrisa ni la picaresca. Además sientes que, a ese paso, dentro de poco serás una ameba nada sexy y quieres salir de ese bucle como sea; aunque fuerzas, lo que son fuerzas… pocas. Es que es cansadísimo esto de estar de bajón.

Cuando estoy en este plan suele pasarme que:

  1. Duermo poco y mal.
  2. Como de aquella manera (rápido y mal).
  3. Bebo más café que agua.
  4. Paso mucho tiempo solo porque «mis mierdas me las como yo».

Si te sientes un poco identificado, antes de echarle mano al flyer ese del profesor africano que cura el ébola con ultrasonidos, te propongo empezar por arreglar lo más básico. Que de básico suena a tonto, aunque igual probarlo sea lo más sabio.

Come

Nutrirse es lo primero. Y no hablo de echar mano de la tarrina de helado de medio litro y ponerse a ver Love Actually en bucle hasta que se terminara el mundo.

El azúcar engancha más que las peores drogas; y engancharte a drogas dulces no parece la mejor idea. En una época en la no estás muy allá, es normal andar buscando gratificaciones instantáneas que encima son adictivas (mirar el teléfono cada 2′ y comer chocolate son dos clásicos) y si te apetece salir del bucle, lo mejor será dejarlo de lado.

Prueba a comer bien. No digo dieta, digo bien. Comidas de verdad, cocinadas de verdad y comidas (de que te las comes) de verdad; de estas que puedes distinguir de dónde ha salido cada cosa y terminas saciado, pero sin empacharte. Normalmente con eso basta para cortar los antojazos y dejarle espacio a la cabeza para que piense bien.

Si le das mierda a tu cerebro, solo pensará en recibir mas mierda; mientras que, si le das buena comida, el cerebro estará feliz y funcionando, y verá las cosas de otra forma y ya no será para tanto.

Come bien, y come sentado; y con calma y masticando. Como cuando no sabías qué estabas haciendo con tu vida; igualico.

Bebe

Agua.

Porque beber poco te vuelve feo.

DUERME

Así, con mayúsculas.

Dormir es la cosa más mágica que hace nuestro cuerpo; o bueno, está ahí ahí con reírse. Yo no sé cómo lo hace, pero hay pocos pensamientos de mierda y pajas mentales que no destruya y machaque una buena noche de buen sueño (aunque, ahora que lo pienso… ¿será dormir o serán los peluches?).

Oblígate a dormir 7 horas como minimísimo, y si no llegas, pues una siesta y a correr.  Y si te cuesta dormir, tengo algunas ideas para ti:

  • Apaga las pantallas 1 hora antes de acostarte.
  • Date una ducha hirviendo.
  • Lee algo aburrido.
  • Usa tapones.
  • Haz deporte a degüello.
  • Haz meditación-relajación.

Prueba y me cuentas.

Ríete

De todo lo que he dicho, lo más efectivo es la risa; y si es en compañía, mucho mejor. La risa los males espanta, las endorfinas produce y los abdominales cansa. Y si ya lo juntas con la oxitocina de un par de abrazos y algo de serotonina que seguro que aparece, mejor.

Reírse es otra de esas magias del cuerpo que funciona demasiado bien y que lo arregla todo (qué pena que no se pueda dormir riendo, porque yo me abonaba). ¿No te pasa que te ríes y de repente todo deja de ser tan importante? A mí sí. Y si además lo haces con amigos ya es mano de santo. Nada como sentirse escuchado y ver que no estás solo en tu bajonazo.

Espero que se te pase pronto; y si te sirve algo de esto, pues todo mucho más fantástico, oye.

¿Alguna idea más?

Igual también te mola