BABYMETAL 4'

15/03/2021

Descubrí a Babymetal en el último disco de Bring Me The Horizon en lo que, honestamente, es mi definición de «puto temazo».

Kingslayer — Bring Me The Horizon ft. BABYMETAL

Tiene todo lo que me gusta: guitarrazos, un beat potente, berridos, puntos de electrónica y un estribillo digno de alguna intro epiquísima de ánime que querría ver. Tacha todos los requerimientos, así que me metí a escuchar más y a investigar.

Resumiendo, Babymetal son una banda de kawaii metal (metal cuqui), y es la típica mezcla de géneros que necesito en mi vida. Cogieron a tres chavalas con voces angelicales, las pusieron a cantar sobre una banda de músicos de metal y es como el bacon con chocolate, que suena raro, pero funciona. Para más info, Wikipedia.

El caso es que el otro día estaba mirando versiones en directo —en directo son un flipe— y me encontré con esta de la que últimamente es mi favorita: «Ijime, Dame, Zetai». No tengo ni papa de japonés, así que la conexión con esta canción fue puramente musical y cualquier contenido lírico me pasó por encima.

Ijime, Dame, Zettai (Live at Sonisphere 2014) — BABYMETAL

Cual fue mi sorpresa al encontrarme con este comentario dando un poco de contexto a la canción y al concierto donde se grabó. Si ya me gustaba, pues ahora mucho más:

Ok, un poco de contexto. El título de la canción en realidad significa «No más, Bullying, Para Siempre». Fue la canción que cerró este concierto, donde convirtieron una cagada épica en una victoria épica.

 

  • Era su primera gira fuera de Japón y su primer show en Reino Unido.
  • Contrataron un escenario pequeño, pero por motivos desconocidos, las movieron al escenario principal en el último momento. En lugar de 3-5 mil de sus leales fans se toparon con 30-50 mil metaleros de pura cepa.
  • Esta gente quería ver a Ghost, Deftones, Anthrax y Iron Maiden. El 90% no sabían nada de Babymetal.
  • Babymetal habían sacado su disco debut algunos meses antes. Estas bandas que he dicho antes tienen varios álbumes y décadas de historia a sus espaldas.
  • En aquella época eran niñas de 14-16 años, todas sus canciones tenían pistas de acompañamiento, cantaban en otro idioma (lo únicos que se habían salido con la suya antes eran Rammstein), los músicos eran músicos de sesión, las letras iban sobre chocolate, jugaban al escondite en el escenario (literalmente), se habían inventado una religión sobre el Dios Zorro y su gesto era una burla de los cuernos de toda la vida.
  • Esto NO era metal. Eran desconocidas y su sitio no era el escenario principal de un festival de metal. Pero lo sabían bien y se esperaban abucheos y botellas. Hay una foto en el backstage de las chicas antes del concierto con cara de «ESTAMOS JODIDAS»
  • Cuando subieron al escenario, la sudadera de Yui se le enganchó en el pelo, el micro de Moa no funcionaba y se perdió el principio de la coreo. Había un plano corto de Yuri en la pantalla del escenario en ese momento y su cara era de «olvídate, AHORA estamos jodidas». En el vídeo se ve que la falda de Yuri también empezó a desmontarse en la última canción.
  • ¿Que qué más pasó? La gente escuchó un poco en la prueba de sonido y les encantó. Después hubo un vídeo épico (o ridículo) de intro tipo Star Wars. A los 30 segundos de empezar ya había moshpits formándose. En la siguiente canción, ¨Gimme Chocolate», había una parte de pregunta-respuesta con el público donde Su consiguió bien fácil que el público cantase el estribillo en japonés. Después vinieron los solos y la gente se cagó encima. Después vinieron la canción «Catch Me If You Can», luego su canción de empoderamiento femenino y esta canción que estás viendo. Los circle pits más grandes del festival.
  • Todo el mundo estaba hablando sobre ellas y sus camisetas fueron las más vendidas incluso dos días después.
  • Si hay una entrada épica al género, es esta.

— SadRock

DIVAS. REINAS. LAS PUTAS AMAS.

Este tipo de anécdotas son las que terminan de hacerme fan de un grupo. Ahora viene cuando aprendo a tocar las canciones y desarrollo un nuevo respeto por los músicos, pero eso es una historia para otro día.

Abrazo.

Igual también te mola