5 trucos para cuando no sabes qué estás haciendo con tu vida 6'

por Bor Cobritas 23/09/2014

A la mínima que seas una persona que piense las cosas, te va a pasar: ¿Pero qué coño demonios estoy haciendo con mi vida?

Todo va aparentemente bien, sigues el típico camino que quieres seguir y toda tu vida va enfocada hacia eso que deseas; perfecto. Hasta que llega un día en el que se te va la olla y dejas de saber qué quieres; o sabes qué quieres, pero te preguntas si es lo que debes; o simplemente empiezas a sentir que nada de lo que haces merece la pena, que eres un fraude, que no tienes ni idea de nada y que ojalá pudieras meterte entre las sábanas y salir cuando haya pasado la tormenta, o sea, nunca.

I have no idea what I'm doing

Si alguna vez has intentado perseguir ese algo que tiene la vida que la hace digna de ti, creo que sabes de lo que estoy hablando. Es esa parte de perseguir tus sueños de la que nadie te habla. La difícil, la puta, y la que hace que la mayoría lo manden todo al carajo antes que seguir sintiéndose como un pollo sin cabeza.

Pero tranqui, que no estás solo. Como dijo una vez Kurt Vonnegut:

Cuando escribo, me siento como un hombre sin brazos ni piernas con un lápiz en la boca.

Cuando escribo, me siento como un hombre sin brazos ni piernas con un lápiz en la boca.

Sentir que no vas por el buen camino, que no estás haciendo lo correcto, que así no llegas a ninguna parte, es normal. Conseguir tener una vida excepcional es fácil, lo complicado es mantenerla.

Por eso, para matar la ansiedad de esas veces en las que no tienes demasiado claro qué estás haciendo, aquí van mis 5 trucos favoritos. Son mano de santo para todas esas veces en las que me siento como un fraude desmembrado dando tumbos por el mundo; el 70% del tiempo más o menos.

1. Levantarse antes de las 10

Este truco me lo dio una amiga cuando estaba parada y buscando trabajo. Mientras muchos de mis conocidos perdían la esperanza y la paciencia a los 3 meses de no encontrar nada, esta chica llevaba sus 6 meses y como una rosa.

Levantarse antes de las 10, esa es la clave. Para darle un mínimo de orden a tu vida; porque, como no puedas controlar eso, ya tu día se va a la mierda.

Amanecer antes de que haya dos cifras en el despertador tiene un efecto casi mágico; aunque solo sea por sentir que la mañana te está cundiendo y ver que haces algo mientras el mundo trabaja. Luego te puedes dedicar a perder el tiempo si quieres, pero así minimizas la posibilidad de terminar todos tus días a las tantas de la mañana dándole vueltas a tus problemas.

2. Hacer la cama

Hace no mucho leí esto por los internetes como truco para controlar la ansiedad.

Hacer la cama. Parece una tontería, pero cuando sientes que todo tu mundo se desmorona a tu alrededor, es muy reconfortante saber que tienes el control sobre una pequeña parte de tu día a día.

Mito o realidad, yo empecé a hacerlo en una época en la que sentía que todo se me iba de las manos. Me obligaba (y me sigo obligando) a dejar la cama bonita y al peluche bien colocado entre las almohadas “para que estuviera cómodo”. Huelga decir que no solucionó todos mis problemas, pero la sola imagen de la cama hecha al volver a casa ya era suficiente para que todo fuese más fácil.

Gus entre almohadones

Más guapo, ahí de DJ…

3. Crear algo

Crear algo, una sola cosa que merezca la pena; algo que sea capaz de justificar tu día. Tim Ferriss dice de hacer una tarea gorda al día, James Altucher prefiere hacer listas con ideas, Austin Kleon es más de hacer Newspaper Blackouts y yo (ahora mismo) escribo un cuentecito con cada café que me tomo… A cada cual lo que se la levante.

Hacer una sola cosa, una simple piececita de arte, o como lo quieras llamar. Algo a lo que puedas mirar y decir “hoy ya ha valido la pena.”

Y si no eres un artista, da lo mismo. Casi cualquier cosa hecha con cariño es una obra de arte para la persona adecuadaEscribe algo, haz un dibujito, déjale un postit majo a alguien, escribe al típico amigo que hace siglos que no ves. Haz que hoy cuente.

4. Comer sentado

“Pues vaya gilipollez supina”, me podrás decir. Pues eso mismo pensé yo cuando me lo aconsejó mi madre, pero las madres tienen ese superpoder de tener razón siempre; y tenía razón.

Cuando comas come sentado y centrándote en comer. Nada de pantallas, ni móviles, ni distracciones; solo comer.

Encontrar un momento de paz en tiempos caóticos es complicado. Y las épocas de crisis existencial se caracterizan por una cabeza más bien caótica y frenética y que no para de pensar. Igual por eso funciona tan bien comer solo comiendo, porque te obliga a tener ese momento de calma que tan bien sienta.

5. Pasar tiempo de calidad solo

Estar solo puede sonar contraproducente, visto el festival que hay en nuestra cabeza, pero en realidad no. ¿Sabes esos niños coñazo un poco pesados que no paran de dar la murga para que los escuches y justo cuando los escuchas se callan? Pues la cabeza tiene un poco de eso cuando está así de agitada.

Siéntate solo, piensa, medita. Escúchate en silencio hasta que tengas algo realmente interesante que decirte, y entonces verás que no es para tanto.

No me canso de hablar de aburrirse conscientemente y meditar. Es que son mis descubrimientos de este año. Pocas cosas hacen tantísimo bien por la mente de uno que pararse a observarla e intentar entender cómo funciona sin prestarle atención a nada más.

Al principio es muy complicado porque no paras de pensar que “menuda gilipollez estoy haciendo”, pero esa es tu mente que no quiere que la espíes; una vez pasa a través de ello, se va haciendo más fácil progresivamente hasta que lo terminas haciendo por gusto.

Empieza tan solo con 2 minutos sentado, los ojos cerrados y contando respiraciones. Si puedes con ello y quieres más, escríbeme y te contaré más cosas 😉

Lo bueno de todo es que pasa y se pasa

Estos son mis salvavidas para cuando las cosas van de aquella manera. No te puedo prometer mariposas y unicornios en una semana, pero por probarlas tampoco pierdes nada y tienes mucho que ganar; aunque solo sea decir que no tengo razón.

Gracias por leer con tanto mimo.

 

——-

Fotos: Pinterest

Igual también te mola