Cómo evitar escribir a tu ex a las 3 de la mañana de un viernes 8'

por Bor Cobritas 01/02/2014

Del capullo que escribió «Cómo superar una ruptura» llega «Cómo evitar escribir a tu ex a las 3 de la mañana de un viernes». Gracias Judith por la idea 🙂

Recuerdo hace años, cuando las tarifas planas no estaban tan de moda y el whatsapp era solo una utopía naciente en la mentes más perversas. En aquella época, las telefónicas tenían un huevo y medio de ofertas adaptadas a tortolitos babosos que acababan de descubrir su recíproca obsesión y necesitaban (necesidad de necesidad fisiológica; de que el páncreas dejase de funcionarles bien si no lo hacían) llamarse cada 10 minutos.

En toda relación incipiente llegaba el momento de tener «la conversación«:

«Cariño, estoy pensando en hacerte Mi Favorito

Mi Favorito

La diferencia entre abrir la caja de Pandora y esto, es que la caja de Pandora salía más barata

Aquello marcaba un antes y un después, porque te convertía automáticamente en «la persona a la que llamar».

  • ¿Estás con un grupo de gente con el que ha quedado después? Te llama a ti porque es gratis.
  • ¿Está con alguien que tiene que hablar contigo? Te llama desde su móvil. Aquí había que tener cuidado con no responder al teléfono diciendo alguna moñada si no querías que algún amigo cabrón te llamase pequeñufli durante los siguientes 6 meses.
  • ¿Se aburre? Te llama.
  • ¿No la llamas en todo el día? Se cabrea.
  • ¿No te llama en todo el día? Te rayas y cuando se lo comentas se indigna alegando que su espacio y la libertad y blablabla… Mujeres…

Ahora, como todo está incluido en el pack básico de listófono, es lo mismo, pero multiplicado por 30.

Lo que tienen las cosas, es que primero pasan (de suceder) y luego pasan (de desaparecer), y uno nunca sabe cuándo. Por eso, cuando llega la temida (o esperada) ruptura (aquí tengo un 50% de posibilidades de acertar) te quedas plantao como un pelele, con un montón de tiempo libre que ocupar, dinero que gastar, recuerdos que enterrar (y ojito, porque algunos necesitan manipulación cualificada y sellado hermético) y una unión vitalicia a ojos de Movistar. Es peor que el matrimonio, más duradero y casi más caro de rescindir.

Biohazard

Señalización de recuerdos postruptura

La pregunta era (y es)… ¿Cómo hago para resistir la tentación de escribirle/la (jijijijiji… ¡ha dicho lela!) y hacer el canelo?

Los momentos críticos

Momentos críticos:

Franjas temporales en las que uno es más susceptible de cagarla mandándole un mensaje que no debe a una expareja. Normalmente, esto es debido a encontrarse en un estado de vulnerabilidad emocional insalvable que propicia buscar alivio momentáneo en el desahogo con el, hasta hace no demasiado tiempo cómplice, que luego no es tal, sino todo lo contrario.

Estos momentos presentan uno o varios elementos comunes que producen merma cognitiva. Los más importantes son:

  1. Cansancio
  2. Alcohol
  3. Recuerdos

Mezclando estos factores con la vida normal de cualquier ser humano, nos quedan los siguientes escenarios:

  1. De fiesta a las 3 de la mañana.
  2. Recién levantado.
  3. Recién levantado de la siesta.
  4. Escuchando a Alex Ubago.
  5. Viendo pelis ñoñas.
  6. Hurgando en el baúl de los recuerdos (¡uhuuuu!). Fotos, cartas, discos remix (si la relación empezó en los 90)…

Lo ideal sería evitar dichos escenarios por completo, pero como eso no va a pasar, mejor tomamos otras medidas preventivas. Lo primero es encontrar un aliado.

Búscate un Pepito Grillo

No digo que te vayas al monte, cojas el primer grillo que veas, le pongas chaleco, sombrero de copa y bastón y te líes a silbarle hasta que te denuncie (aunque si lo haces, manda una foto). Hablo de subcontratar tu conciencia. Coge a un amigo de confianza; uno que se sepa toda la historia de pe a pa. Uno que os haya visto felices al principio y jodidos al final. Cógelo y pídele que piense por ti y te vigile en los momentos críticos.

Pepito Grillo

Pues en el cuento original, Pinocho se lo cargaba de un martillazo

Sus funciones pueden incluir:

  • Quitarte el móvil cuando salgáis de fiesta
  • Presentarte a todo el género del sexo de tu elección que te despierte sentimientos animales
  • Mandarte mensajes de buenos días
  • Escuchar tus ideas peregrinas y justificaciones sobre por qué deberías llamarle/la y convencerte de que es una gilipollez como un piano de cola
  • Recordarte de vez en cuando por qué estás mejor en soltería

Con un Pepito Grillo, las posibilidades de éxito se multiplican. Pero claro, somos humanos y nos encanta hacer cosas prohibidas, como desobedecer a nuestra conciencia externa…

Haz La Lista

Congrega un comité de sabios y diles que quieres hacer La Lista. ¿Qué lista? La lista de motivos por los que estás mejor solo/a y por los que es una cagada escribirle a las 3 de la mañana de un viernes. Juntaos los amigos de siempre, sacad cervezas y algo para picar y poneos manos a la obra.

Regocijaos en el odio que sentís ahora por la otra persona, pensad en todo lo malo que hizo y en por qué tu vida está más llena ahora que se ha ido. Haced una lista coherente, preferiblemente corta, con motivos totalmente irrefutables. Mejor tener 5 puntos indiscutibles que 23 de dudosa credibilidad.

Un ejemplo de lista más o menos perfecta sería:

  • No eras libre. Siempre te condicionaba para mal
  • Ahora, cuando sonríes, lo haces de verdad
  • No te quería, solo quería que le quisieras
  • Se tiraba pedos en la cama
  • La tenía muy corta

Corta. Precisa. Irreprochable.

Ahora, cada vez que te plantees escribirle/la (de «escribir lela», jijiji), revisa la lista y verás cómo se te pasa.

Justifica lo injustificable

Eso de querer escribir a tu ex es como lo de mañana empezar la dieta y hoy ir al Telepizza a cenar «para despedirse»: una gilipollez. Es nuestro cerebro buscando una justificación racional a un deseo instintivo y caprichoso que sabemos que nos va a dar un alivio pasajero. Lo que nuestro cerebro no nos cuenta es que ese «alivio pasajero» después tiene efecto rebote y hace que nos sintamos baaaastante peor.

Por eso, si realmente quieres no mandar ese dichoso mensaje, gánatelo.

Di «ok, voy a escribirlo, porque es importante para mí. Pero antes voy a justificar por qué es importante para mí». Coge tu cuadernito y escribe toooodos esos motivos por los cuales es tan buena idea escribir a tu ex. Y cuando escribas uno y te des cuenta de que no es el motivo real, táchalo hasta que llegues al verdadero. Así:

  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando volverá conmigo
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando volverá conmigo, porque es la verdad
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando volverá conmigo, porque es la verdad y tengo que decírsela
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando volverá conmigo, porque es la verdad y necesito decírsela
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando volverá conmigo, porque es la verdad y quiero decírsela
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando volverá conmigo, porque es lo que me hubiera gustado que fuese verdad y quiero decírsela
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando no me hará ni caso, porque es lo que me hubiera gustado que fuese verdad y quiero decírselo
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando no me hará ni caso, porque es lo que me hubiera gustado que fuese verdad y no lo es. Quiero decírselo porque me muero por saber si, sabiendo lo que yo en realidad deseaba de nosotros, vería un futuro posible y volvería conmigo
  • Cuando le diga lo mal que lo estoy pasando no me hará ni caso, porque es lo que me hubiera gustado que fuese verdad y no lo es. Quiero decírselo porque me muero por saber si, sabiendo él lo que yo en realidad deseaba de nosotros, vería un futuro posible y volvería conmigo. Aunque en realidad eso nunca fue, ni será

No digo nada, ¿no?

Y si todo lo demás falla…

Pues manda ese dichoso mensaje. ¿Total, qué más da? Igual lo que necesitas es hacerlo una vez para sentir de primera mano lo que se siente y no volver a hacerlo nunca más.

Y como me ha quedado un poco intenso, voy a quitarle hierro con un chiste.

Esta mañana me he levantado y he visto un mensaje de mi ex:

«¿Por qué me escribiste anoche a las 3 de la mañana diciendo solamente ‘hoja de ruta’?»

¡Gracias autocorrector!

Igual también te mola