CSF;S: VI. Cómo no ser infeliz 6'

por Bor Cobritas 22/07/2014

CSF;S, responde a las siglas “Cómo ser feliz; siempre”. Es el título de una serie de posts en los que busco descubrir dos cosas: qué nos hace felices y qué evita que hagamos lo que nos hace felices.

En cada post, además, hay preguntas para que respondas, por si quieres ir un poco más allá y ayudarme con este experimento.

¡Sé bienvenido! 😉

———–

El otro día fui a escalar a la montaña. Se me había olvidado lo bonito y acojonante que es. Eso de estar enganchado a una pared de roca a 15 metros de altura con solo algunos centímetros cuadrados de contacto entre la piedra y tú… tiene algo. Eso y la certeza constante de que, en cualquier momento, das un paso en falso y te matas.

Hubo un momento, cuando llegué al final de la vía, en el que tenía que dejarme caer con los pies apoyados en la pared hasta quedarme casi paralelo al suelo. Parece fácil, pero cuando estás a 20 metros de altura, la cabeza dice “hazlo” y el cuerpo dice “anda y que te jodan”.

Escalada

Tal que así

Y entonces la cabeza dice “pero a ver muchacho, ¿tú eres feliz? Si ahora mismo te matases o te quedases medio lelo, podrías decir que tu vida ha merecido la pena?”, y entonces el cuerpo se despliega hacia el vacío con todo su garbo.

En realidad hice la tortuguita y me agarré a la cuerda como la Dama y el Vagabundo a sus espaguetis, pero a la quinta sí que me atreví; y mira, aquí estoy.

Dama y vagabundo

Esto soy yo escalando, solo que en lugar de espagueti era una cuerda y en lugar de una hembra poniendo ojitos era una pared; lo de los dientes es casi acertado.

¿Qué es ser feliz? Esa es la pregunta que lancé el primer día. Hoy, ya han pasado tres semanas y, de momento, tenemos 5 ideas sobre la felicidad:

  1. La felicidad es una elección
  2. Felicidad = Expectativas – Realidad
  3. Ser feliz es ser la mejor versión de uno mismo
  4. Para ser feliz, no nos falta nada; nos sobra miedo
  5. La felicidad es imprevisible

¿Qué más? Pues vamos a ver. Primero, vuestras perlitas de sabiduría, que cada vez son mejores:

La cuestión es que una vez leí que la felicidad era el no preguntarse si se era feliz o no. – Andrés

Esas pequeñas cosas que me hacen sentir tan bien como un buen estornudo: cuando inconscientemente sonrío. – Amanda

La felicidad es bastante sencilla. Márcate una meta, olvídate de ella y disfruta cada detalle del camino. – Renata

Me encanta cuando me hacéis pensar y me descubrís matices de las cosas que a mí ni se me habían ocurrido 🙂

Cómo no ser feliz nunca

Hoy quiero empezar con una cita de Marianne Williamson:

El ego dice: Cuando todo se ordene, encontraré la paz.

El espíritu dice: Encuentra la paz, y todo se ordenará.

Guau. Cuando la leí fue como que me abrieran los ojos y se me quitasen dos tapones de los oídos. Ya comentamos en otro episodio que un muy buen método para no encontrar la felicidad jamás era esperar eternamente a las circunstancias idóneas en lugar de salir a por ellas. Pues mira, aquí tenemos la versión bonita.

El problema es que nadie nos enseña nunca cómo dejar ese feo hábito de procrastinar lo de ser felices y justificar continuamente esa procrastinación dándonos palmaditas en la espalda para felicitarnos por nuestra buena ocurrencia. Si al final va a ser eso lo difícil.

Momentos espúreos de felicidad

De todas formas, siempre llega un día en el que por H o por B (por Hendricks o por Barceló), das el salto y ¡zas! Es indescriptible, superior a ti, místico, mágico, maravilloso, irrepetible, y tan complejo e inabarcable, que la única forma de describirlo es con palabras sencillas:

Todo fluye, porque has dejado de pensar y has empezado a sentir.

Para mí, es así. Y por lo que dicen Andrés, Amanda o Renata, parece que para ellos es algo bastante parecido. Dejar de pensar y empezar a sentir; dejar de pensar en la meta y sentir el camino; dejar de pensar y sonreír porque has sentido.

Lo mejor de esos momentos es que pasan (que ocurren); lo peor, que pasan (que se van). Y luego volvemos a nuestra vida de siempre, preguntándonos por qué esos momentos no pueden ser para siempre y qué podríamos hacer para invocarlos.

¿Y si la respuesta no fuera hacer algo, sino dejar de hacer algo? Os planteo una alternativa y me decís qué os parece.

La felicidad; definición alternativa

Otra alternativa más

Media vuelta

Andrés comentaba que los niños son felices porque no piensan en serlo. Al mismo tiempo, no piensan en serlo, porque son felices. Eso me hace pensar que, tal vez, la felicidad sea el estado natural del ser humano. Todos nacemos felices y nos volvemos infelices con el tiempo. En ese caso, ¡lo estemos haciendo todo mal!

Nos esforzamos en ser felices cuando en realidad lo que tenemos que hacer es no ser infelices.

AD comentaba en el primer post que la felicidad la define cada uno, por lo que no es algo que se pueda enseñar. Piénsalo; cada uno somos felices a nuestra manera. Sin embargo, sí que se puede enseñar a eliminar los bloqueos que nos autoimponemos y que nos impiden ser felices para que así cada uno encuentre su propia forma particular de felicidad.

¿Y si fuera verdad?

Recap

La felicidad es un estado en el que todo fluye; en el que dejamos de pensar y empezamos a sentir. Es el estado natural del ser humano.

Nacemos felices, pero, con el tiempo, empiezan las preocupaciones y la vida y todo lo demás y empezamos a ponernos barreras mentales que nos impiden ser felices. Barreras por las que nos obligamos a no disfrutar porque “estamos haciendo cosas súper serias, y las cosas súper serias no dejan tiempo para disfrutar; es lo que significa ser adulto”.

Esa frase la he pensado mil veces, y mil veces me he reído en mi cara cuando la he dicho en voz alta. ¿Qué pasa, que tienes miedo a desafinar? ¿Tienes miedo a ser feliz?

Por eso, igual el camino está en eliminar los bloqueos que nos impiden ser felices y así poder encontrar y vivir nuestra propia definición de felicidad.

Deberes

Hoy ha sido uno de esos días en los que, mientras escribía, ha encajado un trocito de Universo. Confieso que soy feliz y que tengo una sonrisa en la cara. Me encanta esto que estamos naciendo entre todos (y sí, eso lo he escrito adrede).

Para los que gustáis de pensar cosas, aquí van las preguntas del día:

  1. Seguro que te has sentido invencible alguna vez. ¿Cómo lo describirías en una frase?
  2. ¿Crees que la felicidad es un estado por defecto o es algo que se deba construir?
  3. ¿Alguna vez te has sentido como yo escalando el otro día? Y si escalas, ¿qué te pasa por la cabeza justo antes de dejarte caer?

Seguid así de guapos. Gracias por leer con tanto cariño 🙂 ¡Espero impaciente los comentarios!

———

Foto: Dreampeaks, Disney

Igual también te mola