Cómo ser feliz; siempre: I. Un pequeño problema de definición 5'

por Bor Cobritas 01/07/2014

CSF;S, responde a las siglas “Cómo ser feliz; siempre”. Es el título de una serie de posts en los que busco descubrir dos cosas: qué nos hace felices y qué evita que hagamos lo que nos hace felices.

En cada post, además, hay preguntas para responder, por si alguien quiere ir un poco más allá y ayudarme con este experimento.

¡Sé bienvenido! 😉

———–

Empecé Maravillawesome con el único propósito de que la gente sea más feliz. Suena pretencioso, perroflauta y bastante flipado, pero es verdad. Han pasado meses y estoy muy estancado; porque me he dado cuenta de un par de cosas bastante importantes:

  1. No sé qué os hace no ser felices. No veo dónde se necesita el desbloqueo
  2. No sé qué me hace ser feliz. Ni siquiera yo sé muy bien el camino

Tengo algunas pistas de ambas, pero no son nada concluyentes. Así que he decidido empezar de cero con esto de ser feliz para descubrir:

  1. Qué nos hace no ser felices
  2. Qué nos hace ser felices
  3. Desentrañar los secretos de la verdadera felicidad
  4. Intentar contarlos para que dejen de ser secretos

Así que vamos a empezar por el principio; pero solo porque todavía no me sé el final (si no, os metía un spoiler que lo íbais a flipar).

El señor cucharilla

Buen rollo

¿Venís?

El modelo clásico de felicidad

De toda la vida, muchos pensamos que eso del ser feliz está reservado para unos pocos; más bien, para unos muy pocos. Como si fuese algo inalcanzable, algo que hay que ganarse, una meta en la vida, la recompensa después de una vida de sufrimiento. Y esto se ve en todas partes. Mis tres ejemplos favoritos:

  • En cualquier película todo está muy mal y todo es un cipote de narices donde todo el mundo sufre hasta que, milagrosamente, al final, todos son felices y comen perdices (menos los vegetarianos, claro; esos no comen perdices). Y claro, nos creemos que la vida es así
  • Cualquier religión que pilles te vende que tienes que cumplir los dogmas propios de la fe que toque para luego poder ir al paraíso
  • En ciertas carreras profesionales, se supone que tienes que ir al colegio con el único fin de ir al instituto, con el único fin de ir a la universidad, con el único fin de conseguir un buen trabajo, con el único fin de trabajar duro, con el único fin de ganar dinero, con el único fin de conseguir estabilidad, con el único fin de que, cuando, por fin te retires, puedas descansar

Pequeñas incongruencias

Pequeños problemas de este modelo esfuerzo-recompensa podrían ser:

  1. Si no tienes propósito en la vida, estás jodido porque tu vida, de base, no tiene sentido
  2. Si coges un camino que “no es el correcto” al principio, pasarás años de tu vida desperdiciados en un propósito que no era el original
  3. Si de repente un día te atropella un camión y te mueres, automáticamente, toda tu vida pierde su valor. Todo era unos medios enfocados hacia un fin y ahora, nada de eso sirve para nada

Curiosamente, estos “problemillas” coinciden bastante con las típicas crisis existenciales que algunos pasamos alguna vez en nuestra vida. Tiene pinta de que, tal vez si cambiásemos el modelo, tal vez si cambiásemos nuestra forma de percibir la realidad, entonces, tal vez, podríamos ser felices.

En general, la felicidad la vemos como un fin, como un resultado. Como un premio que conseguimos al final de algo que hacemos. O te la ganas o no te la dan.

¿Y si cambiásemos el chip y empezásemos a pensar en la felicidad como otra cosa?

La felicidad como otra cosa que mola mucho más

Yo creo que la felicidad puede ser 3 cosas:

  1. Una actitud
  2. Una forma de ver las cosas
  3. Una elección.

Actúas en modo feliz y ves el mundo desde una perspectiva feliz, precisamente porque eliges ser feliz. Así de simple.

De esta forma, todo, absolutamente todo cambia.

  • La felicidad pasa a ser un estado mental
  • Deja de ser un fin para convertirse en un medio
  • Entonces, en lugar de pasarnos la vida entera esperando para ser felices, somos felices mientras vemos pasar la vida entera

La vida feliciana

Acabas de leer un post muy hippie, muy poco concreto y muy vendehumos; sí. Pero tiene su razón de ser.

Hoy se me han antojado varias cosas:

  1. Decir bien claro que la felicidad es una opción SIEMPRE. Escribirlo, defenderlo, afirmarlo y que se quede dando vueltas en vuestras cabezotas
  2. Que lo penséis; que le deis vueltas, y que os forjéis una opinión
  3. Que me escribáis y me contéis todos los motivos por los que creéis que no tengo razón; todos esos bloqueos que aparecen en vuestras cabezas cuando intentáis pensar que podríais ser felices YA. Ya sea en comentario, por mail, en facebook, por twitter, a la cara, por móvil… como sea

Con todo esto, me apetece ir desarrollando poco a poco y post a post toda esa idea de “felicidad como forma de vida”. Tengo una idea de por dónde quiero empezar a escribir, pero me encantaría saber qué pensáis para poder ajustarlo y que quede mucho más bonito.

Lo dicho, sed un poco más felices 🙂

P.D. Lo de la discusión y los comentarios va totalmente en serio. Además, si no comenta nadie voy a quedar como un tontaco y un pardillo y no me apetece nada, ¿eh?

¡Graciaaaas! 🙂

————–

Siguiente capítulo —> II. El cine nos ha puesto el listón demasiado alto con las malas rachas

Igual también te mola