Cómo superar una ruptura 8'

por Bor Cobritas 21/01/2014

Sí, eso, una ruptura. Un «te dejo», un «adiós». Un «nunca más», un «para siempre no», «un para siempre igual… pero no contigo», un «yo sí, pero tú no». Una mierda, vamos. Muy grande y color mierda, y que además está por todas partes. Que te dejen es una mierda (¿había dicho ya mierda?).

Emoji mierda

Una mierda con ojos pa ti

El que espere optimismo, que se vaya, porque hoy aquí no vendo de eso. No hace falta ni optimismo, ni ánimos, ni máscaras, ni pinturas, ni mierdas (y dale con la mierda); hace falta realidad. Y la realidad ahora mismo es que la mitad de tu mundo te falta, la otra te duele y todo lo demás son espejos que te recuerdan la falta o el dolor. Un planazo.

Conste que yo estoy bien, pero hay otros que no y yo estoy muy lejos como para cumplir de amigo.

Así que cielo, sécate esas lágrimas, tómate un zumito, métete en la ducha y ponte el agua bien caliente, que eso siempre sienta bien. Ahora coge ese café y ponte bajo la manta, que ha llegado Bor a darte un rato más la brasa.

Analgésicos

Estás mal, triste y jodida, ya. Llora llora, pero solo hoy, que mañana será otro día; puede que peor todavía. Esto es como una herida, solo que muy grande. Duele, escuece, esputa líquidos raros que te dejan pringosa (lágrimas, cerdos) y está todo el rato como molestando. Y encima, cuando parece que has encontrado la posición en la que estás bien, vas, te mueves y vuelve a doler. ¿Y qué haces?

Dale espacio a la tristeza. No la reprimas, pero tampoco le des aquí las llaves de tu casa y le digas que puede venir cuando quiera. Si estás mal déjate estar, y si estás bien, aprovecha y ríe todo lo que puedas antes de que vuelva ese nudo en el estómago que no te deja casi ni existir.

Igual que los ibuprofenos en la resaca, dópate de felicidad y haz cosas con las que te duela menos el hecho de estar. Al principio serán sonrisas falsas, y poco a poco irán teniendo una curvatura más creíble, hasta que llegará un punto en el que volverás a ver las cosas como son porque las has iluminado con una sonrisa de verdad.

Es un proceso largo, pero difícil. No cura en un día, ni dos, ni una semana, ni diez, y eso tienes que saberlo. Es algo de lo que vas a formar parte hasta que un día te levantarás y te darás cuenta de que te has vuelto a enamorar y ya no echas de menos aquellos brazos. Puede ser de otra persona, sí, y también puede que no. También puede que te enamores de ti.

Eres la cosa que más quieres

Eres lo que más quieres, métete eso en la cabezota. Eres lo que más quieres, porque, pase lo que pase, vas a estar contigo hasta que te mueras. Eso no lo cambia nadie. Ahora más que nunca eres lo más importante de tu mundo y por eso tienes que cuidarte. Mímate mucho, quiérete. No digo que te des abrazos, digo que los des. El abrazo es una cosa inherentemente recíproca. No puedes dar uno bien dado sin que automáticamente te lo devuelvan. No digo que mendigues amor, digo que lo crees; porque tú puedes hacer eso, ¿lo sabías?

Respétate, y sobre todo no te autodestruyas antes de tiempo. Ahora que acaban de joder tu confianza y de arrancarla de cuajo, lo último que quieres hacer es dedicarte a pisotear la tierra en la que va a volver a crecer. Hasta que no pase un tiempo y vuelva a lucir lustrosa su corteza, cuídate de no odiarte ni atribuirte culpas que no son tales.

No es culpa tuya. No es culpa tuya.

it's not your fault

No es culpa tuya

Que te hayan dejado no significa que tú no merezcas la pena. No significa que no seas especial, ni que seas maravillosa tal y como eres. Significa que eres perfecta… para otra persona. Podemos discutir toda la vida sobre por qué me encanta el picante y tú no lo soportas; o podemos aceptar que el picante no es lo tuyo y que yo le veo ese algo que tú no.

No quieres perseguir al pasado toda la vida para preguntarle por qué no quiso quedarse a bailar, porque la respuesta va a ser siempre la misma: «porque ya pasé.»  El pasado fue, y tú no tienes la culpa de eso.

El amor empieza con una chispa. Si hay algo inflamable cerca, se enciende una llama, y esa primera llama dura, por lo menos por lo menos, una noche. Hay quien lo llama pasión, yo lo llamo amor; de una noche. Después, si además hay algo de madera, la llama se mantiene; se aviva incluso. Cuanta más madera se le eche al fuego, más alto subirán las lenguas, más calentará y más durará encendido.

Esto ya es cosa de dos, de cuánta y de qué madera queráis echarle. Si llegados a un punto, uno de los dos se cansa de alimentar el fuego, las llamas de extinguen y las brasas reposan en silencio. Si la madera que se utilizó era buena, tal vez se pueda reavivar el fuego, pero si aquello ardió con papel y gasolina, las ascuas desaparecen de un soplido dejándote sola con el frío de una noche que no sabes ni cuándo empezó ni cuándo va a terminar.

¿Tienes tú la culpa de eso, de verdad? El amor eterno son brasas de maderas nobles que ardieron por mucho tiempo y que ahora calientan para siempre. Por mucho que tú eches maderos de nogal o caoba, si por el otro lado están echando Chettos Rizos, estás jodida.

No es culpa de nadie

No es culpa tuya que ya no te quieran. Tampoco es culpa suya haber dejado de quererte. Es una decisión que se toma, y cuando se toma ya no hay vuelta atrás, para bien y para mal. Tú no has hecho nada malo, es simplemente que todo eso que hacías había dejado de parecerle bueno. No es cosa de que tú no sepas hacer, ni de que él no sepa ver. Es más bien una cosa de que estáis mirando a sitios distintos y así no hay quien se encuentre.

Cada vez que sientas la tentación de reprocharte todo eso que dices que has hecho mal y por lo que te mereces todo lo malo que te está pasando, frena un poco. No lo digas, escríbelo. Haz una lista con todos tus reproches; con todo eso que te reprochas. Escríbelo y verás dos cosas. La primera, que muchas, leídas una segunda vez, son tan absurdas que ni se tienen en pie. La segunda, que si coges esa lista y se la llevas a la gente que te quiere, a tu familia con la que no compartes ni sangre ni apellidos, a esos; si se la llevas a esa gente, ellos se van a encargar de coger los demás reproches, a darles la vuelta y a mostrarte cómo no son verdad.

Distancia mental

Aléjate de ello, haz otras cosas y ten la cabeza ocupada todo lo que puedas. Si es con gente, mejor. Aprende un idioma, escribe un libro, ve al cine, sal a pasear, haz malabares, aprende a tocar un instrumento, ve a museos, asalta librerías, aprende a coser y hazte ropa nueva con la vieja; ¡lo que sea! Lo que sea, ¡pero muévete!

Pensar está muy bien cuando lo que se piensa es cierto y es en cierto modo bonito. Lo que no mola es darle vueltas a cosas como «estoy sola», «no sé qué he hecho mal», «debería haber…», «no sé por qué ya no me quiere» y un largo etcétera. Todo eso, cariño, ya no tiene solución. Lo que sí que tienes solución eres tú, y pensando en negativo solo vas a conseguir hundirte más y echarte a perder; con lo partidazo que eres

No sé dónde leí que el rencor es la mejor forma de dejar que alguien que te ha hecho daño viva dentro de ti y siga haciéndotelo. Si mantienes la imagen del que te ha dejado, todos los días vas a pensar en alguien que está traicionando tu confianza cada vez que lo proyectas en tus pensamientos. No la imagen del que un día te hizo feliz, no los buenos momentos, ni las risas, ni las mariposillas, ni los viajes furtivos a buscar piel desnuda bajo la mesa.

Ni ese olor que era como estar en casa, las palabras a las que disteis tantos significados nuevos, las noches que ojalá no hubieran terminado nunca, la sensación de ser la persona más feliz del Universo. Una persona muy especial porque estaba formada por dos almas entrelazadas en un solo cuerpo.

Recuerda

Recuerda que fuiste feliz. Y recuerda que antes de serlo, ya pensabas que nunca volverías a ser tan feliz como lo habías sido mucho tiempo atrás. Métete en la cabecita que todo eso lo vas a revivir algún día, aunque ahora te empeñes en decir que no, que no y que no. Porque si ya pasó, volverá a pasar. Si has formado parte de ello es porque lo has creado, y si lo has creado una vez, siempre lo podrás crear otra más.

Y sobre todo recuerda que te queremos mucho y que nunca estarás sola, pase lo que pase.

Igual también te mola