44 cosas (y una cita) que me habría gustado decirme hace 13 años 8'

por Bor Cobritas 22/12/2013

Todos hemos sido jóvenes, yo especialmente. Y me gusta decir que tuve una adolescencia horrible, la peor de todas, aunque sea mentira. Y seguro que además todos opináis lo mismo. Que si mis padres no me entienden, que si me han roto el corazón, que si no puedo con esto, que si esto es injusto… ¿A que sí? Porque al final todos y cada uno de nosotros pasó en su día su propio infierno personal, a cada cual más turbio. Y lo mejor es que, echando la vista atrás todos hemos pasado por el mismo.

De todas formas, yo gano, porque mirad este vídeo de mi primer afeitado:

BIENVENIDO A WELCOME from Lucas Caraba on Vimeo.

No puedo retroceder en el tiempo; tú tampoco. Y si pudiéramos, volveríamos a cometer los mismos errores y aciertos, porque la voz de la experiencia siempre nos lleva por el mejor camino para aprender: el más jodido, vamos.

De todas formas, me voy a escribir una lista a mi yo de 13 años con las cosas que tiene que hacer para no liarla. En realidad, bien visto, es una lista de algunas cosas importantes que he aprendido y que me sigo repitiendo de vez en cuando:

  1. No tengas miedo a hacer el ridículo. Aprende a reírte de ti mismo. Porque si tú te ríes de ti, los demás solo se podrán reír contigo; y serás invencible
  2. Los adultos sí te entienden. Todos han pasado por lo mismo, lo que pasa es que luego les han pasado más cosas y ya no se acuerdan de lo importantes que eran entonces. Entiéndelos; están tan ocupados siendo mayores que se han olvidado de ser niños
  3. No, esa persona no era el amor de tu vida, y sí, volverás a enamorarte; más fuerte. Y sí, volverás a sufrir, y tú también harás sufrir a otros. Se llama vida y es el motivo por el que estamos aquí
  4. Sí, puedes con eso, y con mucho más. Los exámenes de más de un tema serán una tontería cuando hagas el primer trimestral; los trimestrales serán una tontada cuando hagas el primer global; los globales estarán tirados cuando hagas selectividad; y selectividad será un paseo cuando llegues a la universidad. La universidad será coser y cantar cuando hagas una ingeniería. Espero que no tengas que llegar a eso; a menos que quieras, en cuyo caso serás invencible
  5. Sí, eso es injusto. Ahora pregúntate: ¿puedes hacer algo para remediarlo? Si la respuesta es sí, hazlo; si la respuesta es no, acéptalo. No malgastes energía quejándote del mundo, gástala cambiándolo; o cambiando de mundo
  6. Aprende cosas, muchas, todas las que puedas. Mejora hasta que te sientas cómodo haciéndolo y cuando te aburras, déjalas; no pasa nada. Al final es mejor saber hacer un montón de cosas bonitas que una sola cosa preciosa
  7. No tengas miedo a equivocarte. Corre riesgos, haz tonterías; eres joven y está bien visto. Lo que no hagas con 13 lo harás con 23; lo que no, con 33, y si no con 43. Todo lo que sobre lo harás con 53, y con 63 pensarás que eres demasiado mayor para hacerlo y te arrepentirás de no haberlo hecho
  8. Lee libros, muchos, varios a la vez. Cada libro es un mundo y te mereces vivir en todos los que puedas
  9. Acostúmbrate a ahorrar, y cuando tengas suficiente, date un capricho porque te lo habrás ganado
  10. Aunque ahorres, nunca escatimes en libros, música y condones. Y si tienes problemas de liquidez, habla con tu padre
  11. Haz cosas con las manos. Pinta, colorea, escribe, moldea, cocina, rompe, arregla; haz lo que quieras, pero tócalo
  12. Cuestiona todo lo que te digan. Nunca des por hecho que las cosas son como las pintan, porque casi nunca lo son. La mayoría de las veces, las cosas son de una forma por pura vagancia
  13. Si te sientes incómodo, muévete. Vete a dar un paseo, haz deporte, baila… lo que sea. Moverse es conocerse
  14. humilde. No sabes más que nadie, y si es así, no eres quién para decirlo. De todo se pueden aprender cosas si se tiene la intención
  15. Canta. Alguien que canta no puede estar triste porque vibra al son de una música (aunque esté desafinada)
  16. Escribe. Todo lo que se te pase por la cabeza. Eres único, todo lo que sale de ti es único y se merece un hueco en el mundo
  17. Planta un árbol, escribe un libro, ten un hijo. Puedes cambiar “hijo” por “ideas” y vale igual. El caso es hacer que cosas crezcan
  18. No tengas prisa por crecer. Todo a su tiempo, todavía eres un niño y te mereces disfrutarlo. De hecho, nunca dejes de ser un poco niño
  19. Repito: nunca dejes de ser un poco niño
  20. Siguiendo con lo anterior, nunca pierdas la ilusión. Por favor
  21. Acostúmbrate a mirar a todas las cosas con ojos curiosos, como si nunca antes las hubieras visto. Así serás más consciente de los milagros que ocurren todos los días a tu alrededor. En serio, ¿le doy a un botón y se ilumina la habitación? ¿Tengo una pantalla mágica con la que puedo mandar palabras a la otra punta del mundo en menos de un segundo?
  22. Relee otras 10 veces el último punto
  23. Si no sabes algo, pregunta. Es mejor parecer tonto una vez y dejar de serlo que no abrir la boca y serlo siempre
  24. Diviértete con todo lo que hagas. Todo, incluso lo que no te guste. Aprende a hacerlo divertido y serás más sabio que el 99% de la gente
  25. Cuando hagas algo, hazlo bonito. Vas a tener que hacerlo de todas formas y te cuesta lo mismo hacerlo bien que mal. Haz que merezca la pena, haz del mundo un lugar más lindo
  26. Da los buenos días; y sonríe
  27. Pide las cosas por favor; y sonríe
  28. Cuando hables, mira a los ojos; y sonríe
  29. Da las gracias; y sonríe
  30. En serio, sonríe. Nunca sabes a quién puedes alegrarle el día
  31. Agradece las cosas buenas que te pasen. No porque haya un Dios, ni nada sobrenatural que nos escuche; es para que seas consciente de lo afortunado que eres
  32. No juzgues hasta que no hayas escuchado toda la historia. Una vez que la hayas oído, pregunta por todo lo demás y aún entonces, intenta no juzgar
  33. Ten ideas, muchas. Da igual cuán absurdas sean; hay adultos que cobran mucho por tener ideas de niño
  34. Camina con la cabeza bien alta; aunque seas bajito
  35. No creas que te mereces nada, porque no es así. Todo lo que te pase en la vida tienes que ganártelo; y agradecerlo después
  36. Responsabilidad” es la habilidad de responder ante tus actos. Cuando sepas ejercerla, serás adulto y no antes
  37. Descansa mucho y duerme a pierna suelta. Cuando pasen los años querrás volver a dormir así
  38. No sientas vergüenza por lo que eres, porque eres único; y no intentes cambiarte por lo que otros digan de ti. Los abusones pasan, el carácter perdura
  39. Aprende a decir que no de vez en cuando. La gente no va a quererte por lo que hagas, sino por lo que eres
  40. Lo bueno de lo bueno es que pasa, lo malo es que pasará
  41. Lo bueno de lo malo es que pasará; lo malo es que pasa
  42. La felicidad se fabrica con materia prima y habilidades. La materia prima se llaman personas; las habilidades, amor
  43. No esperes a nada y a nadie para ser feliz. Para ser feliz no necesitas nada más, sino darte cuenta de lo que tienes
  44. Para terminar, te dejo mi cita favorita ever; la que me cambió la vida (o la que te la cambiará cuando la leas con 24 años):

«También requiere carácter, porque darse cuenta de la libertad que tenemos para componer nuestras vidas puede dejarnos un poco paralizados. Pero creo que si abrazamos y atesoramos esa libertad, si la ejercitamos y aprendemos a discernir y refinar nuestras elecciones lingüísticas y creativas a cada paso que damos, tendremos la capacidad de convertir nuestras vidas en una obra de arte

¿Y por qué no?»

Nunca te conformes, pero nunca dejes de estar satisfecho. Sé fuerte y sé humilde. Ten los pies en la tierra y conserva algo de orgullo porque, después de todo, estás un poco hecho de estrellas.

Y esto es. Yo creo que si mi yo de los 13 años me viese se sentiría orgulloso de mí, y eso me hace dormir bien por las noches.

Igual también te mola