Disciplina y amor propio 1'

por Bor Cobritas 26/07/2019

Últimamente estoy tratando de reconciliar las ideas de disciplina y quererse bien a uno.

Siempre he sido bueno haciendo «lo que es mejor para mí». El truco era utilizar un discurso agresivo, apelar a que la excelencia hay que ganársela sufriendo y ver cómo me convertía en una máquina de matar. Este método —ojo spoilers—, aunque efectivo a corto, termina por minarte la moral y dejarte en la mierda, así que estoy buscando alternativas.

El otro día encontré esta maravilla en el Instagram de Will Smith. Transcribo las partes interesantes:

Creo que disciplina es la definición de amor propio. Que cuando dices que te quieres a ti mismo significa que tus comportamientos hacia ti son cariñosos.

 

«Te quiero demasiado para dejarte hacer eso».

 

Creo que la palabra «disciplina» tiene mala reputación. Pensamos en ella como castigo. Yo hablo de la disciplina en el sentido de privarse de placeres inmediatos a cambio de respeto por uno mismo a largo plazo.

 

Disciplina es amor propio. Si quieres ser feliz tienes que quererte, lo que significa que tienes que tener disciplina.

Tendré que ajustar un poco el tonito condescendiente, pero parece un buen comienzo.

En la misma línea, hace poco me terminé «Everything is Fucked», de Mark Manson, donde también trata el tema de disciplina y felicidad. En resumen, viene a decir que:

Vivir bien no significa evitar el sufrimiento; significa sufrir por los motivos correctos. Porque, si vamos a sufrir por el mero hecho de existir, más nos vale aprender a sufrir bien.

Buen viernes,

B.

Igual también te mola