La guía definitiva para conocerse a uno mismo [CSLMVDTM: III] 6'

por Bor Cobritas 14/09/2014

CSLMVDTM, “Cómo ser la mejor versión de ti mismo“, es una serie de posts en la que, entre todos, buscamos cómo ser nuestros mejores nosotros.

¡Bienvenido!

   Capítulo anterior: “II – ¿Por qué es tan difícil conocerse bien?: La ventana de Johari”

   Capítulo siguiente: “IV – Cómo descubrir lo que nadie conoce de ti”


 

Sé tú mismo. Todos los demás están cogidos. - Oscar Wilde.

Sé tú mismo. Todos los demás están cogidos. – Oscar Wilde.

Buen consejo de un mejor autor. Simple, tajante y te hace pensar; perfecto. Un pequeño problema es… ¿y quién soy yo mismo?

En el último capítulo empezamos a hablar de por qué nos cuesta tanto conocernos a nosotros mismos. Que parece trivial, pero no es moco de pavo eso de tener una perspectiva clara sobre la realidad de uno. Como nuestra propia cara, que necesitamos un espejo para verla.

En el post anterior os puse deberes, y habéis sido buenos estudiantes.

A la pregunta de si conduces mejor que la media, ha salido:

  • Un 16,67% no conduce
  • Otro 16,67% considera que está “en la media”
  • Otro 16,67% dice que conduce con la media en la cabeza
  • Y el 50% restante dice que conduce mejor que la media

¡Jajajajajaja! En fin; yo no digo nada.

La segunda pregunta, “¿Qué área de la ventana de Johari crees que es más grande en tu cabeza?”, es más difusa. Cada cual tiene su propia área predominante a juego con su personalidad; cosa que es completamente lógica.  Lo más interesante son las reflexiones que venían de regalo con los comentarios:

Yo diría que el área más grande en mi cabeza es el área oculta. Y ya no porque haya cosas que oculte (que por supuesto las hay) sino porque a la gente no le interesa mirar más allá de ello. – Jessica V.

Dentro [de la ventana de Johari] hay de todo, es un cajón de sastre, pero en la zona “conocida” hay más de una mentira; ¡vigilad! – LCS.

En realidad creo que [el área predominante] no es más que una progresión de un área a otra sin perder nunca ninguna de las 4. No [es una decisión consciente] del todo. Si lo “decidiésemos”, tendría que pasar previamente por el área abierta y no siempre es así… además, puede haber cosas que sean del área oculta pero que nosotros proyectemos sin quererlo de tal forma que pertenezcan al área ciega. – Clara.

Olé vosotros.

Bueno, pues hoy vamos a abrir la ventana de Johari para conocernos mejor. ¿Vienes?

Dime de qué área presumes y te diré cómo eres

El estado de nuestra ventana de Johari nos dice mucho de nosotros. Simplificando mucho:

  • Área abierta = Extroversión
  • Área oculta = Introversión
  • Área ciega = Desconocimiento
  • Área desconocida = Subconsciente reprimido

Ningún área es mejor o peor que otra, siempre y cuando sepamos que está ahí, qué pinta tiene y no neguemos su existencia. Yo soy de los que prefiere reducir todo lo posible las áreas que implican el desconocimiento de uno (ciega y desconocida), pero entiendo que haya personas que no quieran explorar esas partes de sí mismos.

Lo que no me parece sano es decir que nos conocemos muy bien cuando no; cuando tenemos dos ventanales en las áreas desconocida y ciega y dos ojitos de buey en las áreas abierta y oculta.

El truco para conocerse bien

¿Qué hacer para abrir las diferentes ventanas? Cada cual tendrá sus trucos; yo te cuento los míos 😉

Áreas abierta y oculta:

  • Ser sincero y crítico con cómo soy
  • Hacer tests de autoconocimiento (pero bien)

Área ciega:

  • Aceptar las críticas de los que me conocen bien

Área desconocida:

  • Psicoanálisis
  • Brujería
  • El truco del almendruco del post del próximo día 😉

Una sola cosa: honestidad.

Para abrir todas las ventanas de nuestra personalidad solo hay que ser honestos con nosotros mismos cuando pensamos y humildes con los demás cuando nos dan feedback. No tiene más.

Recuerdo hace no tanto, cuando hacía tests de personalidad, que tendía a responder a las preguntas en base a cómo quería ser en lugar de cómo era. Como que leía una pregunta, encontraba una parte de mí que no me gustaba y me decía “Bor, esto tienes que cambiarlo. Si te parece bien, vamos a responder en base a cómo quieres ser y a partir de ahora no eres nunca más así, ¿vale?”.

Lo que luego pasaba es que veía el resultado del test y:

  1. Aceptaba todas las cosas buenas que decía que tenía
  2. Negaba todas las cosas malas que decía que tenía (“esto no cuadra conmigo. Es que estos tests generalizan demasiado.”)
  3. Olvidaba que había trampeado

Y así yo me creaba una imagen totalmente distorsionada de mí mismo. ¿Qué guay, no?

Cómo hacer tests de autoconocimiento y que digan la verdad

Tests de autoconocimiento hay 10000, a cada cual más rimbombante. Yo he hecho un buen porrón de ellos y te puedo decir que llega a ser adictivo eso de hacer cuestionarios y que te digan cómo eres, que te hablen de ti y que tú seas el centro de todas las conversaciones por un momento. Por eso, si estás haciendo tests de autoconocimiento por motivos puramente narcisistas (que está bien, es como ver porno de vez en cuando), busca en Google y disfruta de la vida.

Sin embargo, si quieres hacer tests de autoconocimiento para conocerte mejor, en mi opinión, solo necesitas dos:

  1. Talentoday: este es un compendio de un porrón de tests de autoconocimiento que tocan desde tus motivaciones hasta tus capacidades como líder. Además saca unas gráficas monísimas.
  2. MBTI: El indicador de Tipo Myers-Briggs es un repaso completo a tu cabezota. A mí me clava bastante bien, y a ti te clavará más o menos dependiendo de qué tal de sincero seas. Mi favorito.

Ahora, si los haces, por favor, sé honesto; no tengas miedo a lo que te pueda decir. Estos tests son solo un baremo y no te conocen, así que pueden estar equivocados. Hay que tomárselos como una referencia y utilizarlos como lo que son: un indicador de que algo podría estar pasando.

Son información para que luego tú hagas introspección por tu cuenta o le preguntes a tus más cercanos y decidas si realmente es así o no, y si quieres hacer algo al respecto para cambiarlo.

Homework

A falta de la ventana oculta, ya tienes herramientas suficientes para empezar a conocerte mejor. Ahora solo hay que ponerlas en práctica:

  1. ¿Qué te ha salido en los tests?
  2. ¿Tú también haces eso de responder en base a cómo quieres ser en lugar de a cómo eres?
  3. ¿Tienes algún truco para recibir feedback en plan bien y sin justificarte continuamente?
  4. ¿Cómo abrirías tú la ventana oculta?

Ale hermosura, nos vemos en la próxima. Y muchas gracias por estar ahí, y comentar, y compartir, y to. Es un placer que me leas con tanto mimo 🙂


   Capítulo anterior: “II – ¿Por qué es tan difícil conocerse bien?: La ventana de Johari”

   Capítulo siguiente: “IV – Cómo descubrir lo que nadie conoce de ti”


Foto: Desconocido. Si eres tú, avísame y te doy crédito.

Igual también te mola