Hacerse mayor «en plan bien» 3'

por Bor Cobritas 30/12/2014

Pues nada, otro año que se larga y aquí estamos. Y yo te lo juro que me estoy haciendo mayor. Pero mayor en plan bien, ¿eh? Mayor de esto que mola; que te ves y piensas: «oye, yo hace dos años me habría encantado».

Penguin

Me hago mayor, pero sigo igual de gilipollas.

En un par de días todo este año se irá y solo nos dejará un flamante «01/01/2015» en la pantalla del teléfono; como si eso fuera a borrar por arte de magia todo lo referente al año de antes. Yo soy el primero que me creo que comprar una agenda nueva me va a volver el tipo más organizado y productivo de mi generación, que renovar la mitad de mi armario va a conseguir que por fin planche, y que tirar la mitad de mi cuarto me va a ayudar a ternerlo más ordenado. Por suerte, también soy el primer convencido de que eso no va a ser así.

La página en blanco viene con los mismos miedos, manías y cegueras de siempre. Porque todo eso está en ti, no en la página; aunque mira que nos empeñamos en convencernos de que no.

Así que el día 1 estaremos todos con todas nuestras buenas intenciones, sonrientes del carajo y tal vez un poco morados si se nos ha quedado una uva encajada. Y seguiremos siendo los mismos desastres que nos pondremos hasta las patas de beber, entonaremos «teqfriiiero tñíiio» a las 3 de la mañana y nos tomaremos «ese último polvorón» antes de ponernos a dieta a la mañana siguiente y quitarnos a la primera que nos dé un poquito de hambre.

Aún así, con un poco de suerte, lo haremos un poco mejor que el año anterior. Igual aguantas más con la lista de propósitos, o igual eliges mejor los propósitos. Igual quitas el «apuntarme al gimnasio» y pones un «quererme mejor«, o lo mismo cambias el «beber menos» por «leer más»; igual hasta dejas de ponerte propósitos y simplemente te dedicas a disfrutar; no tengo ni idea.

Igual, con un poco más de suerte, dejas de esperar a que termine el año para ser un poco mejor persona y decides ponerte a cambiarte cuando nadie más lo está haciendo, aunque te tomen por loco. Yo qué sé; igual estoy diciendo solo tonterías, pero suena bonito, ¿a que sí?

Solo espero que, hagas lo que hagas, te hagas mayor en plan bien. Y que eches la vista atrás y pienses «¡joder, a mi yo del pasado le habría encantado conocerme!», y entonces te metas en la cama con una sonrisa y duermas como un ceporro y te levantes descansadísimo y sin despertador, y que todo mole a la altura de lo que molas tú.

Porque te lo mereces.


 

Foto: 9GAG

Igual también te mola