La explicación científica de por qué somos tan vagos [CSLMVDTM: V] 4'

por Bor Cobritas 14/10/2014

CSLMVDTM, “Cómo ser la mejor versión de ti mismo“, es una serie de posts en la que, entre todos, buscamos cómo ser nuestros mejores nosotros.

¡Bienvenido!

 icon-arrow-left  Capítulo anterior: “IV – Cómo descubrir lo que nadie conoce de ti”

 icon-arrow-right  Capítulo siguiente: “VI – Cómo ser tu mejor tú”


En la naturaleza, la entropía es la reina. Para todos los profanos en ciencias, entropía es la definición termodinámica que le dan los científicos al desorden. Debe de ser que “desorden” no era lo suficientemente molona y se inventaron este palabro tan guay. Esto tiene dos consecuencias claras:

  1. Dan muchas ganas de desordenar cosas, porque decir “¡Estoy fomentando la entropía!” pasa a ser algo súper respetable.
  2. De repente, el deplorable estado de tu cuarto tiene una explicación física: “Mamá, mi cuarto no está desordenado; es entrópico.”

Además, hay una ley termodinámica que establece que la entropía del Universo siempre está en aumento. Vamos, que cada vez está más desordenado; como tu cuarto. Y es que el Universo es como tú, se rige por la ley del mínimo esfuerzo y evita ordenar sistemas que le supongan demasiada energía.

Sati la vaga

Sí, mi gata también vive en un estado perpetuo de mínima energía

La diferencia entre el Universo y tú es que tú solo te tienes a ti, y si te desordenas, te vas a la mierda (el Universo tiene un montón de galaxias con las que jugar). Por eso doy tanto la paliza con ser la mejor versión de uno, hacer las cosas bien, disfrutar y esas gaitas; porque solo nos tenemos a nosotros, y más nos vale tenernos relucientes y funcionando. ¿Verdad? ¿VERDAD?

Aunque seamos unos vagos.

Un poco de historia…

Desde que empezamos con la serie de Cómo Ser La Mejor Versión De Ti Mismo, he escrito 4 artículos:

  1. El primero, planteaba la pregunta de si realmente querías ser la mejor versión de ti mismo. La respuesta fue unánime y positiva. “¡Sí! ¡Queremos!” De puta madre; seguimos para bingo.
  2. El segundo, planteaba la ventana de Johari, un modelo que explica cómo nos conocemos a nosotros mismos. Según esta ventana, tenemos un área que conocemos y mostramos, un área que conocemos y ocultamos, un área que no conocemos, pero que sí mostramos y un área que, ni conocemos, ni mostramos. Aquí la respuesta también fue extensa y positiva. Todo el mundo estaba encantado de conocer su cabeza, y de ese “todo el mundo” una gran parte de la gente parecía encantada con la idea de conocerse mejor y descubrir esas zonas desconocidas de ellos mismos. Cojonudo; más.
  3. El tercero y el cuarto exploraban opciones para abrir la ventana de Johari y métodos de introspección para conocer esas partes de nosotros mismos que nadie conoce. Vamos, la parte difícil, la de ponerse a currar. Y la respuesta fue brutal. Nadie dijo nada.

La culpa fue de la entropía (lo siento, chachachá)

Esto me ha dado que pensar bastante. Dejé de lado los posts, me dediqué a otras cosas, y al final llegué a 3 conclusiones básicas sobre lo que podría estar pasando basándome en mi propia experiencia:
  1. Nadie ha leído las entradas.
  2. La gente las ha leído y ha dejado la introspección para luego.
  3. La gente las ha leído, ha hecho introspección y no ha dicho nada; timidines 🙂

Parece que la entropía ha vuelto a reinar y nos hemos quedado en la parte difícil.

Y me he dado cuenta porque es exactamente lo que yo no paro de hacer durante todo el rato sin parar con cualquier cosa: dejarlo para mañana. Sí, todos somos humanos.

Nunca es tarde si la pdicha es buena

Vamos a redimirnos y a hacer las cosas bien, que la vida puede ser una obra de arte si nos la curramos. Así que hoy voy a hacer un llamamiento a todos los vagos del mundo (empezando por mí) que todavía quieren ser la mejor versión de sí mismos:

  1. El que no vaya al día con los artículos, que los lea.
  2. El que los haya leído y los haya dejado para luego, que deje de dejarlo para luego; que digo yo que algún día nos quedaremos sin luegos y vas a ver tú qué risa.
  3. El que los haya leído, se los haya trabajado y se haya convertido un poquito más en su mejor él o ella, que me escriba un comentario o lo que sea donde ponga “Hey there! I’m using Maravillawesome!“. Es coña, escríbeme lo que quieras 😉

Dentro de nada llegará la última parte, y, la verdad es que me haría mucha ilusión que a alguien le hubiera servido de algo 🙂

Ale, duerme bien hermosura, que mañana hay que hacer cosas grandes.


   Capítulo anterior: “IV – Cómo descubrir lo que nadie conoce de ti”

   Capítulo siguiente: “VI – Cómo ser tu mejor tú”

Igual también te mola