25 perlas para ser más productivo, caerle mejor a la gente, ser más sexy y dominar el mundo 7'

por Bor Cobritas 29/04/2014

Como los videojuegos, la vida tiene trucos. Son pequeños bugs de programación que hacen que, bajo determinadas circunstancias, podamos conseguir exactamente lo que nosotros queramos. Por supuesto, la vida tiene una resolución infinita de bits y una inteligencia artificial muy superior a la de las plataformas existentes actualmente (menos Belén Esteban. Esa es más tonta que las navecitas del Invaders), por lo que la aplicación de estos truquitos deberá hacerse con extrema naturalidad y saber hacer si no queremos ser descubiertos.

Invaders

Más listos que la Esteban

Al principio será como raro, pero al final será lo normal; y molará. Es lo que tu madre llamaría «ser un chico educado».

1. Encoge los plazos mentales un 30%

Por ejemplo, si tienes media hora para hacer algo, date solo 20 minutos. Así tendrás un colchón de emergencia y podrás revisar los últimos flecos en el tiempo que sobre.

2. Convierte las quejas en algo útil

Simplemente añadiendo una solución constructiva al final. Tipo… si vas a decir: «¡Jo! ¡Es que se me ha abierto el táper de la comida y me ha dejado la mochila con aroma a lentejas!» continúa con: «Mañana lo cierro con cinta americana.»

3. Calla y escucha

Si alguien te está contando algún problema y ves que se calla, espera 10 segundos antes de decir nada. Normalmente seguirá hablando y él solito se dirá todo eso que no se atrevía a decirse sin necesidad de que tú abras la boca. Porque no, la gente cuando cuenta sus cosas normalmente es para que la escuchen, no para que la solucionen.

4. Sé como una madre

Alguien ha hecho algo que te sienta especialmente mal. Ok, respira diez veces e imagina que es tu hijo y que ha tenido un día muy duro. Ahora, sonríe como si fueras su madre y sal de la habitación.

5. Haz que se sienta como una estrella

Cuando te presenten a alguien nuevo, compórtate como si llevases queriendo conocerle toda la vida; como si fuese tu ídolo de la infancia. Mírale a los ojos, sacúdele la mano con ganas y hazle sentir especial. Se agradece.

6. Celestina nivel profesional

Cuando presentes a dos personas, rompe tú el hielo. Menciona algo que tengan en común seguido de alguna hazaña que haya hecho alguno y de la que se sienta orgulloso; si es un tema semioculto, mejor que mejor.

«¡Lola! Este es Paco. ¿Te acuerdas cuando te enganchaste al Flappy Bird? Pues él tiene casi 500 puntos de récord.»

7. Siéntate bien para sentirte mejor

La forma en la que te sientas con alguien determina inconscientemente el tono de la conversación. Cara a cara denota enfrentamiento, hombro con hombro, colaboración, y en ángulo recto, compañerismo.

8. Empatía no verbal

Si te quieres ganar a alguien, prueba a mimetizar su postura, pero sin pasarte. Denota interés y además es curioso, porque, subconscientemente, ayuda a ver las cosas desde su misma perspectiva.

9. Crítica nivel ninja

En lugar de criticar algo que han hecho otros, habla del sentimiento que te provoca y de cómo eso no es bien. Ante una crítica, justificar los propios errores está tirao, y, sin embargo, no se puede cuestionar algo que a ti te pasa por dentro. El concepto es el mismo; la forma de verlo, radicalmente distinta.

10. La magia del 3

Da 3 razones; para todo. Para justificar, para argumentar o para convencer. 3. No sé por qué, pero el cerebro puede rebatir uno y dos motivos con la minga; pero 3… ufff… 3 ya es otra cosa… es que 3…

11. Un número impar y primo

Cuando te dé estrés, piensa muy fuerte: «Este estrés no es malo. Este estrés es mi cuerpo preparándome para una situación de máxima exigencia y tengo que aprovecharla.» Una vez vi en una charla TED de Kelly McGonigal que la gente que tiene estrés y que cree que es malo, muere antes; mientras que la gente que tiene estrés y cree que es bueno, vive más. Ala.

12. Postureo

La postura afecta al estado de ánimo tanto como el estado de ánimo a la postura. Cuando estás feliz y confiado caminas con la cabeza alta, dando saltitos y canturreando sonriente, ¿verdad? Pues lo mismo al revés. La próxima vez que estés de morros o medio depre, prueba a caminar con la cabeza alta, dando saltitos y canturreando sonriente. Seguramente pasarás a estar feliciano en un santiamén.

Es tu cerebro diciendo: «¡Eh, eh! Está caminando como si estuviera feliz! ¡Eso quiere decir que está feliz y no nos hemos enterado! ¡Rápido, cambia el chip!»

13. Tu abuela al volante

Si estás a punto de matar al conductor de delante porque conduce como tu abuela… imagínate que es tu abuela.

14. ¿Qué haría batman?

Ante decisiones complicadas, imaginar cómo actuaría tu superhéroe o personaje de ficción favorito le da una perspectiva nueva a las cosas. Y seguro que te echas unas risas.

15. Cómo sentirse útil antes de abrir el mail

Antes de abrir el correo, escribe una lista de 10 cosas importantes que hacer antes y hazlas. Le da una nueva perspectiva de importancia al hecho de abrir el correo, te despierta y hace que te sientas super productivo antes incluso de abrir el primer mail.

16. Incordiar con permiso

Cuando vayas a ver a alguien, empieza siempre con un «¿tienes un momento?» o «¿te pillo muy mal?» A menos que tenga un lío de mil demonios te dirá que sí, porque «todos tenemos un momento». Además, le predispondrás positivamente porque has sido tan majo preguntando que la decisión de responder ha pasado a ser suya.

17. Agradecer con fundamento

Si das las gracias, intenta que sea por algo en concreto. Demuestra que no es un «gracias» de compromiso y que realmente te ha ayudado.

18. Los primeros serán los últimos

Dentro de una serie de acontecimientos, la gente tiende a fijarse solo en la primera cosa y la última cosa que pasa (a menos que haya algo que sea la bomba). En una tanda larga de entrevistas o presentaciones, siempre que puedas intenta ser el primero o el último. Si no vas con ningún as en la manga, el primero; están más frescos. Si vas a sorprender, el último; agradecerán el cambio de ritmo final.

19. El tiempo es oro

A la hora de hacer presentaciones, intenta tardar siempre menos tiempo del programado. Nunca nadie se ha quejado por ponencias «demasiado cortas».

20. Linotipias de colección

Si quieres hacer una presentación memorable, cuida la tipografía. Busca en internet tipografías relacionadas con el ambiente que quieras crear en la presentación y… ¡úsalas! La tipografía de Easyjet o Simyo para presentaciones low cost, la de Vogue para presentaciones glamourosas, Georgia para reminiscencias literarias, Comic Sans para que no te tomen en serio…

21. Dejar que hablen los demás, vende

A la hora de dar un discurso de venta, o de convencer a tus colegas para ir de copas al bar que a ti te apetece, una vez que termines, no digas nada. El primero que abre la boca, cede. Curioso, pero real.

22. Cuéntame más…

Para ganarte la confianza de alguien, pregúntale sobre su vida. A la gente le encanta hablar de ellos.

23. Pero… es que no lo sé. Creo que tengo quTIRARTE POR UN BARRANCO

Evita «pero», «tengo que», «creo que» y «no lo sé». Mejor utiliza «y además», «quiero», «en mi experiencia» y «déjame que te lo mire».

24. Cariño, hoy eliges tú… lo que a mí me dé la gana

Cuando vayas a… digamos… tomar decisiones en nombre de otros sin que lo sepan, intenta crear siempre la ilusión de la elección. Del pelo de que quieres ir al cine y dices… «¿Quieres ir a ver la de Hugh Grant o la de Woody Allen?»

25. La risa es sincera.

Cuando un grupo de gente se ríe, la gente tiende a mirar instintivamente a la persona con la que tiene más confianza.

Y… esto es, señoras y señores. Os dejo que lo rumiéis, los probéis y me contéis.

Igual también te mola