¿Por qué es tan difícil conocerse bien?: La ventana de Johari [CSLMVDTM: II] 5'

por Bor Cobritas 02/09/2014

CSLMVDTM, “Cómo ser la mejor versión de ti mismo“, es una serie de posts en la que, entre todos, buscamos cómo ser nuestros mejores nosotros.

¡Bienvenido!

   Capítulo anterior: “I – ¿De verdad quieres ser la mejor versión de ti mismo?”

   Capítulo siguiente: “III – La guía definitiva para conocerse a uno mismo”


Entra en cualquier bar y pregúntale a todos los tíos que te encuentres si consideran que su habilidad al volante está por encima de la media. Seguramente casi todos te dirán que sí. Y claro, si la respuesta media es “por encima de la media”, esto ya no puede estar por encima de la media porque es la media. ¿Me sigues?

Ventana

¿Y qué pinta aquí esta ventana? En unos párrafos lo verás

El otro día empezamos a hablar sobre cómo ser la mejor versión de uno mismo. Llamadme ambicioso, pero es que no me conformo con menos de lo mejor que puedo dar. Y no, no quiero ser un tipo extraordinario; quiero que todo el mundo a mi alrededor sea extraordinario para ser uno más del montón. De un montón muy sexy y lleno de talento, pero del montón al fin y al cabo.

Así que empecé la aventura planteando por qué mola ser la mejor versión de uno mismo; y pregunté un par de cositas; y tuve un par de respuestas:

Para ser la mejor versión de mi mismo […] no solo hay que reinventarse cuando es necesario, sino que también es importante destapar tu potencial oculto. – Liam

Porque asumo toda la responsabilidad de las cosas que están mal en mi vida y me hacen infeliz y estoy dispuesta a cambiarlas. Peeeeero estoy en un punto del camino en el que lo que me falta es saber lo que tengo que cambiar. – Maco

Vamos, que para cambiar, primero hay que conocerse bien para saber qué hay que cambiar. ¡Pues vamos allá!

Hoja de ruta

Una transformación es como un viaje, y para viajar es imprescindible saber tres cosas:

  1. ¿Dónde estoy?
  2. ¿Dónde voy?
  3. ¿Cómo voy?

Lo cual, adaptado a cualquier viaje de desarrollo personal, se quedaría como:

  1. ¿Cómo soy?
  2. ¿Cómo quiero ser?
  3. ¿Qué hago para cambiar?

Y encima lo más complicado es lo primero: conocernos. Los puntos dos y tres más o menos podemos saberlos. Entre anhelos de juventud y autoayuda a cascoporro, más o menos todos sabemos cómo queremos ser y qué tenemos que hacer para conseguirlo. Pero de lo primero no tenemos ni puta idea, aunque nos creamos que sí.

Encantado de conocerme

El problema es precisamente esto que comentaba al principio: que todos nos creemos que somos la hostia en patinete y no hacemos ni un poquito de esfuerzo por conocernos de verdad. Tiene sentido que, sabiendo que vamos a vivir con nosotros hasta que nos muramos, queramos atenuar, paliar o ignorar la magnitud de nuestros problemas. Pero eso es como una relación de pareja: puedes fingir que no hay problemas; hasta que se hacen demasiado patentes y la relación se va al garete. Y esto se puede hacer cuando son dos personas, pero… ¿cuando es contigo mismo?

Los seres humanos somos excelentes en:

  1. Justificar comportamientos a posteriori
  2. Echar culpas a todo dios menos a nosotros mismos
  3. Sesgar nuestra percepción y tener en cuenta solo los hechos que sustentan nuestras hipótesis

En pocas palabras, que si nos creemos que somos la leche, somos la leche. Porque todo lo que hagamos estará justificado, la culpa nunca será nuestra y el Universo nos dará la razón a todas horas porque todo lo bueno es gracias a nosotros y todo lo malo es culpa de los demás.

¿Y cómo salimos de este bucle?

La ventana de Johari

No, no conozco a ningún Johari, y tampoco le he robado su ventana (Mi ventaaaanaaaaa… me la robaaaaroooooon!!!!  icon-music ). “La ventana de Johari” es un concepto psicológico que ayuda a explicar cómo nos percibimos a nosotros mismos. Y dice que…

Nuestra cabeza está dividida en 4 zonas:

Ventana de Johari

  • Área abierta: Todo aquello que sabemos de nosotros y que los demás también ven
  • Área oculta: Todo aquello que sabemos de nosotros y ocultamos a los demás
  • Área ciega: Todo aquello que desconocemos de nosotros y que los demás saben
  • Área desconocida: Todo aquello que no sabe nadie

Y todo esto, dentro de tu cabeza. Tócate los pies.

Abriendo la ventana

Aquí dentro hace un calor de narices, así que vamos a tener que abrir la ventana para que corra un poco el aire.

Aparte de quejarme de la idiosincrasia humana, hoy hemos visto otra forma de entender nuestra personalidad y cómo nos vemos a nosotros mismos. Esto es tan solo una herramienta, y como buena herramienta, no vale absolutamente de nada hasta que no la utilizamos y vemos cómo funciona de verdad. Por eso, para el próximo día:

  1. ¿Tú también conduces mejor que la media?
  2. ¿Qué área de la ventana de Johari crees que es más grande en tu cabeza?
  3. ¿Qué hay dentro de cada zona de la ventana? (Esto ya cada uno en su casa. Tampoco queremos convertirnos en un Reality)

¡Ale, majo! ¡A pensar! El próximo día tecontaré mis trucos favoritos para abrir la ventana de Johari sin cortarnos y sin salir volando. Hasta entonces, te veo en los comentarios 😉

¡Sé feliz!


   Capítulo anterior: “I – ¿De verdad quieres ser la mejor versión de ti mismo?”

   Capítulo siguiente: “III – La guía definitiva para conocerse a uno mismo”


Foto: José Luis Ruiz

Igual también te mola